Si puedes soñarlo, puedes lograrlo

    Palabra de escritor / Isabel Sánchez Puga

    Palabra de escritor / Isabel Sánchez Puga

    EL CHASCO DE LAS EDITORIALES

    Isabel Sánchez Puga

    Aprendiz de escritora

    Me defino como aprendiz de escritora, y como tal voy a contar mi experiencia con las editoriales “para noveles” y el chasco que supuso para mí, trabajar con algunas de ellas.

    Todo comenzó en el año 2016, cuando después de colaborar con mis relatos en diferentes redes sociales, decidí reunirlos y hacer un libro. En aquella época ignoraba todo sobre este mundo, pero después de navegar por internet durante días, di con una editorial que parecía apostar por los escritores primerizos. Les envié mi manuscrito, y mi sorpresa fue que al poco tiempo aceptaron publicar mi libro “Letras de amor y de sangre” sin ponerme ninguna pega. Después de unos meses, mi sueño de niña se hizo realidad, cuando recibí una caja de libros, ¡de mi libro! Estaba tan feliz que no me importó que la portada fuera diferente a la esperada, ni que revisando el libro encontrase bastantes errores. Al poco tiempo el sueño se desinfló, pues después de vender todo lo que pude a familiares y amigos, el libro se quedó dormido en un cajón. No hubo presentación, ni firma de ejemplares, ni presencia en librerías, ni ningún tipo de publicidad por parte de la editorial.

    En el 2018 escribí mi segundo libro de relatos “El lado más oscuro”, pero esta vez decidí cambiar de editorial y apostar por una recomendada por una conocida. Me dijo que le había resultado muy sencillo, que solo había tenido que enviar el manuscrito y la foto de portada, y que de lo demás se encargaban ellos. Seguí su consejo, y a los pocos meses tuve mi segundo libro en las manos. Pero la cosa empeoró, pues la foto de portada estaba distorsionada y oscura, había multitud de errores en el libro y la letra estaba tan reducida, que el libro se quedó muy finito. El día de la inauguración llevé mis libros al lugar de la presentación (al menos tuve una), arrastrando conmigo a amigos y conocidos, y por primera vez me sentí una escritora. Después de aquello, más de lo mismo. El libro solo se subió a Amazon y durante un año no supe nada de la editorial, hasta que tocó renovar, pero dije les que no, pues había descubierto que la editorial era un timo.

    En el año 2019 terminé mi primera novela “Si no hay justicia”. Solo faltaba decidir a quién mandar el manuscrito. Al final, tras enterarme de que la primera editorial había hecho cambios, decidí apostar de nuevo por ellos. Ese mismo año mi novela salió al mercado, con una portada preciosa y mucha mejor calidad, y tuve dos presentaciones, una buscada por mí en una cafetería y otra en “La casa del libro” de Alicante, para lo cual tuve que poner en contacto a personal de la librería y editorial. Fue un año ilusionante y de ventas variables, pero al poco tiempo todo se volvió a parar. Eso sí, ahora tenía tres cajas de libros en casa.

    A pesar de todo, seguí escribiendo la que sería mi segunda novela “Nacida en época de lluvias”, a la cual dedique mucho tiempo en investigación, escritura, corrección, etc. Y repetí editorial, pues a pesar de no estar muy contenta con ella, había asumido que era mi mejor opción. En 2021 salió publicada y al poco tiempo hice la presentación en el restaurante de unos amigos, con gran éxito de asistencia y ventas, en una jornada de literatura y gastronomía. Después de eso el libro se subió a Amazon y la distribuidora lo paso a varias librerías online, pero a pesar de mi insistencia, no me organizó ninguna firma ni presentación y otra vez, el sueño se esfumó. A primeros del 2022 la editorial decidió cerrar sus puertas y dejar en la calle a los que habíamos apostado por ellos, en mi caso, con tres libros.

    Tras este suceso y después de tantos años de batallar para hacerme un hueco, la decepción y desilusión me hizo dejar de escribir

    Afortunadamente, unos meses después me hablaron de la editorial Anáfora, y tras comprobar sus buenas críticas, y la cantidad de eventos y firmas que organizaba, mandé mi manuscrito y lo aceptaron. Hoy tengo reeditada mi última novela con ellos, y espero poder olvidar todas mis frustraciones literarias y mis recelos. El tiempo lo dirá. De momento tengo un libro precioso en el mercado.